lunes, 1 de mayo de 2017

Dí que Soy un Pájaro


Las parejas se obsesionan día a día con roles absurdos, discusiones patéticas y obligaciones mediocres. Tú, Yo, Yo, Tú...y vuelta a empezar. Quieren compartir tantas cosas juntos que al final no comparten nada salvo una absurda relación de manual; un manual, que por cierto, ni tan siquiera escribieron ellos.

Solo basta con compartir la experiencia de la vida, instantes, platos, olores, malas rachas, artardeceres, facturas, el tiempo, sonrisas...
Solo basta con ser compañeros de viaje en esta loca cosa llamada VIDA.

Esa es la armonía de la vida, la tranquilidad del día a día sin obsesión por llegar a ninguna parte que no sea al hogar. Estés donde estés, hagas lo que hagas, vivas como vivas, al final del día, siempre llegas a casa, da igual que valga 1millon de € o sea una caravana, lo que realmente importa es que al final del día siempre vuelves a casa con él/ella.

Y podemos pasarnos el resto de nuestra vida y relación llenando la casa de objetos caros, estúpidos y rimbombantes, que si los corazones de ambos están vacíos, el hogar será un desierto de sentimientos.

A veces nos embarcamos en relaciones que ni queremos ni necesitamos simplemente por rellenar ese vacío que nos corroe por dentro y que no sabemos como gestionar. Depositamos en la otra persona la gran responsabilidad de darnos algo que ni tan si quiera somos capaces de darnos a nosotros mismos. Nos "lavamos las manos" y esperamos que el otro lo resuelva todo sin pensar que la otra parte está exactamente igual que tú...es como si un mendigo le pidiese limosna a otro mendigo; es como sembrar una lechuga en pleno desierto con la esperanza de que crezca...

El buen agricultor siempre sabe qué sembrar y qué tierra escoger para recoger los frutos de su cosecha. El buen jardinero siempre tiene bien cuidado y mimado su jardín, por eso las mariposas siempre quieren venir a jugar en él.

Déjate de manuales y de seguir repitiendo los patrones sentimentales de nuestros antepasados. Preocúpate de lo que verdaderamente importa, como besos, caricias, notas, flores, aventuras, sexo en la cocina, una amplia sonrisa y mirar juntos en la misma dirección....y recuerda:

- Los problemas del trabajo, solucionalos con tu jefe, no con tu pareja.
- Las facturas, pagalas en el banco, no la pagues con tu pareja.
- Los problemas familiares, arreglalos con tu familia, no con tu pareja.

Pero sobre todo, esforzaos ambos porque vuestra relación sea siempre un bonito jardín donde ambos queráis ir a jugar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario