jueves, 4 de mayo de 2017

Pocahontas


Los grilletes de la sociedad no marcaban tus muñecas y tu corazón y no vivías presa en tu propia cárcel mental.
Vivías tus emociones en plena libertad y tus manos eran igual de fuertes que tu determinación, tu fé y tu voluntad.

Eras libre como lo son las águilas, los lobos y los bisontes. La tierra temblaba a tu paso como lo hacían los corazones, como lo hacía tu corazón. No llevabas objetos caros ni ropas caras, tan solo ibas llena de trenzas, plumas y telas por todas partes.

Ocupabas tu tiempo en cosas que te hacían vibrar, sentir viva, y no en vanalidades que no te llevan a ninguna parte. Vanalidades vacías, yermas, oscuras y opacas.
Vivías cada segundo y ahora mueres a cada minuto. Dueña de tus propias acciones y elecciones, y ahora esclava de ti misma.

Quizá  no lo recuerdes mujer, pero hubo un tiempo en que eras una Guerrera Fuerte y Libre…

No hay comentarios:

Publicar un comentario