sábado, 13 de mayo de 2017

Te Advierto que me Perviertes


Tienes la capacidad de pervertirme la mente y apretarme el pantalón. Me siento indefenso cuando deslizas tu mano disimuladamente por mi paquete para coger tu monedero entre mis piernas.
Los chorros de sudor se equiparan a las cataratas de tus bragas cuando nos miramos fijamente el uno al otro.

Tienes esa capacidad...esa jodida capacidad de pervertirme cuando más tranquilo estoy, cuando mi alma es como un lago en calma. Haces que ese lago se convierta en una jodida cascada que brota entre mis piernas.
No digo que no me guste follarte, pero me encanta cuando follamos con la mirada, cuando me follas la mente.

Esa lengua que recorre cada centímetro de tu cuerpo, desde la boca hasta tu vagina, pasando por tus pezones. Esos pezones que hacen que se  pare el tiempo, duros y puntiagudos, que apetece chupar, morder y besar. Esas piernas que me atrapan en cuestión de segundos y desprenden calor desde lo más profundo de tu vagina, como una cascada expulsando fluidos a chorros. Ese sabor, ese olor, esa canción...

Me enredas cuando enredo mis dedos en tu pelo, cuando mis labios recorren tu piel como si no hubiese un mañana...y solo Dios bien sabe que no queremos que lo haya, que se detenga el tiempo y sigamos lubricando, nos sigamos besando.
No digo que no me guste ir al grano, pero me encanta besarte los pies, chuparte cada uno de esos jodidos y pequeños dedos que saben a gloria, que saben a sexo...hueles a sexo.

Los orgasmos se entremezclan con los gemidos, lágrimas y quejíos. Una lucha sin tregua en la que nadie pierde, los dos ganamos....ganamos unos putos minutos más a ese jodido reloj que no existe. Ese reloj que me gustaría reventar contra la pared y decir: se acabó, que se pare el tiempo aquí y ahora!! Y nos detengamos en una vorágine de sexo eterno; tan eterno como se me hace ese momento en el que mi lengua pervierte tu vagina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario