viernes, 19 de mayo de 2017

Mientras Dormías


+ Si de verdad eres un Angel, ¿Dónde están tus Alas?
- Me las arrancaron al nacer...
+ Vale, suena muy poético, pero no cuela.
- No imaginas la de suela que he gastado buscando cada pluma para volver a coserlas, una a una. Algunas de ellas estaban inservibles y muy deterioradas, he tenido que remendarlas lo mejor que sé. Créeme, no imaginas la de suela que he gastado; resulta irónico, antes gastaba mis alas y ahora mis pies.
No es fácil aprender a andar y mucho menos, recordar como se volaba.

+ Entonces...¿Has venido a salvarnos, a protegernos?, ¿a salvarme, a protegerme?
- Que me siente a los pies de tu cama algunas noches mientras duermes no tiene que ver con nada de eso, eso solo es la causa, no el motivo.

+¿Y....piensas contarmelo en este siglo o seguirás usando parábolas para escurrir el bulto?, porque esa respuesta me ayudaría a entender por qué tienes tantas ganas de verme.
- No te ayudaría porque no tengo ganas de verte...

+ ¿!Ah No¡?
- No, no Tengo Ganas, Tengo, Motivos...
+ Ehm....Vaya....no sé que decir...Q...¿Qué motivos son esos?
- Tú Eres el Motivo...


+ Menudo rollo para llevarme a la cama...
- Bueno...tu Crees en Rollos y yo en Ángeles; además, ya he estado en tu cama, gracias a mis alas, no a mis rollos.

+ ......Sí? Pues....Yo sigo sin ver tus Alas, Eah!!
 - Ni las ves ni las verás jamás, porque no tienes lo que hace falta para poder verlas.

+ Uhhhhhh que misterioso!!.....¿Y que hace falta para verlas? ¿Algo complicado?
- Todo lo contrario; para ver las Alas de un Ángel solo hacen falta dos cosas:

1. Creer en los Ángeles
2. Mirar con el Corazón, no con la Mente



No hay comentarios:

Publicar un comentario